EL MAPA Y EL TERRITORIO

«Aquí hay dragones». Esta leyenda, adornada con ilustraciones de seres mitológicos, advertía en los mapas incompletos de la antigüedad de las posibles incertidumbres para aquellos que osaran adentrarse en parajes desconocidos. Sabemos que no hay dragones porque no quedan territorios sin cartografiar. Lo que no significa que no haya lugar para la aventura. Son incontables los destinos alejados de las rutas masificadas en los que todavía es posible el asombro, primera condición del buen viaje.